La asistencia personal es un derecho de las personas con discapacidad reconocido en la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006. En este artículo, veremos la definición de este servicio en ASPACE, las funciones y el perfil que los y las asistentes tienen y cómo conseguirlo

Definición de servicio de ASPACE

La asistencia personal es un servicio profesional para la promoción de la autonomía y la vida independiente de todas las personas con discapacidad, en particular, de aquellas con mayores necesidades de apoyo por situación de pluridiscapacidad.

La figura del asistente personal posibilita el desarrollo de todas las actividades de la vida diaria, desde actividades básicas como la higiene, la vestimenta o la alimentación, pasando por actividades instrumentales como la comunicación o la movilidad y extendiéndose a actividades avanzadas como la educación, el ocio o el empleo con apoyo.

Funciones del o de la asistente personal

En el día a día, los y las asistentes tienen una serie de funciones para el apoyo continuo de quienes lo necesitan:

  • Apoyo en la realización de las actividades básicas tales como higiene, vestimenta o alimentación, de acuerdo con los gustos y preferencias de la persona con parálisis cerebral u otra discapacidad con grandes necesidades de apoyo.
  • Asistencia comunicativa para garantizar la interacción bidireccional con la persona interlocutora. Implica el conocimiento del sistema aumentativo y alternativo de la persona con parálisis cerebral u otra discapacidad para desarrollar actos de repetición y/o complementación de mensajes, o en su caso, adaptación a lenguaje llano de las frases emitidas por la persona interlocutora.
  • Soporte a la movilidad personal en espacios interiores y exteriores. Supone prestar apoyo a la orientación y al manejo de silla manual o eléctrica.
  • Apoyo físico y comunicativo para la realización de las actividades de ocio elegidas por la persona con parálisis cerebral.
  • Atención en el aula para la interacción comunicativa, la toma de apuntes, el manejo de documentación y/o libros, la movilidad por los espacios, la alimentación y la higiene.
  • Apoyo físico y comunicativo para el desempeño de las funciones del puesto de trabajo, atendiendo siempre a las directrices de la persona según su tipo de parálisis cerebral u otra discapacidad con grandes necesidades de apoyo.

Perfil y competencias profesionales de la asistencia personal

El perfil profesional del y de la asistente personal puede variar en función de las tareas que va a desempeñar y, por supuesto, en función de la persona concreta a la que asiste. Por ello, no es posible establecer un perfil único, si bien pueden destacarse una serie de habilidades y competencias deseables, como son:

  • Respeto: Fundamental para valorar la dignidad y los derechos de los demás.
  • Habilidades de comunicación: Esenciales para una interacción efectiva y clara.
  • Autocontrol: Capacidad para gestionar emociones y situaciones difíciles con calma.
  • Capacidad para favorecer el desarrollo de otros: Ayudar a las personas a alcanzar su máximo potencial.
  • Altas expectativas sobre las capacidades de los demás: Creer en el potencial y las capacidades de quienes reciben asistencia.
  • Versatilidad: Adaptabilidad a diferentes tareas y situaciones.
  • Capacidad para estar en un segundo plano: Saber cuándo ser proactivo y cuándo dar espacio.
  • Escucha activa: Comprender y responder adecuadamente a las necesidades y deseos.
  • Asertividad: Expresar opiniones y necesidades de manera clara, así como respetuosa.
  • Integridad: Mantener altos estándares éticos y de conducta.
  • Capacidad de introspección: Reflexionar sobre las propias acciones y su impacto.
  • Humildad: Reconocer y aprender de los propios errores.
  • Proactividad: Tomar la iniciativa para mejorar la calidad de la asistencia.
  • Sensibilidad: Ser consciente y respetuoso con los sentimientos y necesidades de los demás.
  • Empatía: Comprender y compartir los sentimientos de otros.
  • Flexibilidad: Adaptarse a los cambios y necesidades de las situaciones.
  • Discreción: Mantener la confidencialidad y privacidad.
  • Habilidades de resolución de conflictos: Manejar y resolver disputas de manera efectiva.

Estas habilidades y competencias aseguran que el servicio sea efectivo, respetuoso y centrado en el bienestar y desarrollo de quienes reciben el apoyo.

Requisitos para la contratación y prestación del servicio dentro del Sistema para la autonomía y atención a la dependencia

La contratación del servicio de asistencia personal cumplirá los siguientes requisitos:

  • La persona en situación de dependencia, o su representante legal, podrá contratar este servicio directamente con una persona dada de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos de la Seguridad Social o en el régimen general a través de entidades privadas. En estos casos, la Administración no formará parte ni será responsable de la relación contractual establecida.
  • El contrato deberá celebrarse por escrito y en el mismo deberá incluirse, como mínimo, el objetivo , la duración, el período de prueba, la jornada de trabajo, la retribución, las causas de extinción y la cláusula de confidencialidad.
  • Con carácter previo al pago de la prestación económica, se acreditará la formación necesaria por parte de la persona que prestará el servicio, prevista en el apartado correspondiente de este acuerdo.
  • Acreditar el cumplimiento de las condiciones de afiliación, alta y cotización a la Seguridad Social. En caso de contratación directa o a través de entidad privada, además se justificará con la correspondiente factura en analogía con las Prestaciones Económicas Vinculadas a un Servicio.
  • En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 2 del Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar, no se podrá prestar el servicio mediante esta modalidad de contratación.

Por tanto, la asistencia personal desempeña un papel fundamental en la promoción de la autonomía y la vida independiente de las personas con discapacidad. A través del apoyo en actividades diarias, comunicativas y laborales, los asistentes personales contribuyen significativamente al bienestar y desarrollo de quienes requieren ayuda.

En el Movimiento ASPACE, reconocemos la importancia de un apoyo profesional, y nos comprometemos a ofrecer un servicio que se ajuste a las necesidades individuales de cada persona. Nuestro objetivo es garantizar que todos, independientemente de su nivel de discapacidad, tengan la oportunidad de vivir una vida plena y activa. Para más información sobre cómo podemos colaborar, no dudes en contactar con nosotros.

Comparte esta noticia en tus Redes Sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp