A la parálisis cerebral, generalmente, se asocian problemas de diversa índole. Junto a las dificultades en el movimiento pueden aparecer alteraciones sensoriales, de comportamiento, de personalidad, cognitivas, comunicativas o de salud. Esta realidad hace que, a veces, nos encontremos ante personas con pluridiscapacidad.

Problemas visuales

El problema visual más común es el estrabismo. Este se puede corregir con  parches, toxina botulítica o intervención quirúrgica. Las personas con parálisis cerebral pueden desarrollar, en algunos casos, problemas visuales más serios. Algunos tienen defecto cortical, lo que incide en la interpretación de las imágenes en el cerebro.

Percepción espacial

La persona con parálisis cerebral, en ocasiones, no es capaz de relacionar el espacio con su cuerpo. Le resulta difícil, por ejemplo, calcular las distancias o construir visualmente en tres dimensiones.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que estas dificultades no están relacionadas con su capacidad intelectual.

Oído

Los problemas de audición son poco frecuentes aunque si el nervio auditivo está afectado puede desarrollar hipoacusia (los sonidos se perciben más bajos) o sordera.

Habla

La capacidad de comunicarse va a depender, en primer lugar, de su desarrollo intelectual. Desarrollo que recomendamos se estimule desde los primeros años de vida.

Su capacidad de hablar dependerá de su habilidad motriz para controlar los músculos de la boca, la lengua, el paladar y la cavidad bucal.

Las dificultades para hablar que tenga la persona afectada suelen ir unidas a las de masticar y tragar. La intervención conjunta de varios profesionales ayudará a mitigar o solucionar estos problemas.

Muchas personas pueden ejercitar, en alguna medida, la comunicación verbal. Para aquellos a los que les resulte más complicado existen sistemas aumentativos y alternativos de comunicación.

Epilepsia

La epilepsia afecta a una de cada tres personas con parálisis cerebral. Es imposible predecir de qué manera o en qué momento la persona afectada puede desarrollar los episodios.

La epilepsia se puede controlar con medicación específica.

Dificultades de aprendizaje

Es posible que presente alteraciones en el aprendizaje debido a dificultades en la atención, concentración, memorización o procesamiento de la información.

A ello se añaden las dificultades de interacción con el entorno provocadas por las alteraciones motóricas.

En algunos casos, la parálisis cerebral lleva asociados retraso mental y/o trastornos de conducta que dificultan también el proceso de aprendizaje de la persona afectada.

Otros problemas

Las infecciones respiratorias, alteraciones de conducta o los trastornos el sueño se añaden a la lista de posibles dificultades que presenta una persona con parálisis cerebral.