ASPACE reivindica la igualdad de trato y no discriminación

La Confederación ASPACE suscribe el manifiesto en el que las principales entidades de acción social defienden la necesidad de contar con una Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación

         La Confederación ASPACE suscribe la iniciativa para impulsar la creación de una Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación impulsada por la Plataforma de ONG de Acción Social, la Plataforma del Voluntariado, la Red Europea Contra la Pobreza y el CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad).

 

ASPACE reivindica la igualdad de trato y no discriminación
ASPACE reivindica la igualdad de trato y no discriminación
         En este sentido, ASPACE se suma a la reivindicación impulsada por estas entidades para crear una legislación integral y unitaria, con el objetivo de que todos los ciudadanos ejerzan de forma efectiva sus derechos fundamentales, y se prevenga cualquier tipo de discriminación y proteja a las víctimas.

         Jaume Marí, presidente de ASPACE, considera fundamental la unión del Tercer Sector Social “para garantizar la igualdad de trato y oportunidades de todos los ciudadanos, claves para el pleno desarrollo personal y social”. Asimismo, Marí apunta que “la adecuación de la normativa española supone reconocer la diversidad de la sociedad como valor añadido así como prevenir y suprimir situaciones de discriminación”.

         La Confederación ASPACE se adhiere al Tercer Sector de Acción Social pues entiende que la Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación es urgente en el contexto actual, en el que se ha incrementado la desigualdad en el acceso a los recursos, bienes y servicios de un amplio sector de la sociedad.

         ASPACE apoya a las principales plataformas de acción social pues la incorporación de la Ley al marco jurídico español supone “enfocar la igualdad desde una óptica que englobe a todos los ciudadanos y ciudadanas y no como una cuestión de minorías”.

          Por último, ASPACE considera que el avance hacia la justicia y la paz social es una tarea conjunta pues “una sociedad no puede avanzar sin garantizar la igualdad de oportunidades y de trato de quienes la componen” e insta a los grupos políticos a que apoyen y sean ambiciosos en la lucha contra la discriminación.